Abu Sou es Breixo Martinez. Dj y coleccionista que ejerce dicha actividad desde el activismo y la didáctica. Forma parte de esa raza de selectores que van mas allá de la especialización en un género y viven empeñados en entender un poco mejor la raza humana a través de la música plasmada en los discos de vinilo. Desde hace un lustro dirige el programa de radio “Canela en Surco”; espacio dedicado a la antropología musical cuya calidad es incuestionable, siendo una de las fuentes de educación sonora mas solidas del panorama nacional. Abu Sou vive lejos de los abalorios y egos que visten el mundo del Dj. Su causa es coherente, constante y fiable. Como un verdadero Blue Collar Workers.

Quería empezar conociendo tu sensaciones en dos de tus últimos sets; Soundeat Bcn y en Journeys. Ambas citas con Djs internacionales de alto nivel con Hunne, HMD o Sadar Bahar.

A pesar de ser dos fechas muy diferentes en cuanto al planteamiento de la sesión (en una me tocaba hacer el warm up después de Virginie y en otra cerraba la sala), la verdad es que todo en cabina funcionaba perfectamente y pude sentirme realmente cómodo los dos días; en Soundeat fue un lujo pinchar después de Virginie porque puso exactamente la música que más me llena en un club, Boogie, Disco, rollos Tribales de los 90 y un montón de temas Gospel House que nunca había escuchado. Empecé con Burning 4 U de Larry Heard y puse casi dos horas de House menos los tres últimos temas que fueron Disco y que aproveché para bajar un poco el tempo y dejar un maxi de Terrance T.

La sesión de Sadar Bahar puede ser de los retos más grandes que haya tenido nunca, pero también una de las noches en las que más he disfrutado en los últimos años; cuando estaba cerrando Sadar el garito se venía abajo (sus 4 horas fueron de traca) y yo no las tenía todas conmigo, pero al tercero o cuarto tema entró un bombo de House y todo fue rodado.

En los eventos mencionados, el cartel lo cerraban otros djs y selectores locales como Dj Virginie y Purito y su Combo, respectivamente. ¿Dirías que en el momento actual, el nivel local juega en el mismo campo que artistas internacionales a los cuales, en ocasiones, tendemos a encumbrar demasiado rápido?

Creo que es como un círculo vicioso que se retroalimenta con el paso de los años. Un problema es que no es lo mismo que te guste la música hecha en Manchester o en Chicago que haber nacido allí, y por eso mismo, la gente de sitios con tanta historia y ejemplos cercanos sobresale sobre el resto y además ve mucho más creíble la posibilidad de ganarse la vida o influir con su producto más allá de lo local. Recuerdo hace años que que invité a un dj de NYC a casa y cuando vió un 10″ de Wackies que tengo me dijo: “Joder, los de Wackies tenían el estudio en el mismo edificio en el que vivía mi abuela.”

Creo que nuestra falta de referentes aquí (muchas veces por no haberlos buscado antes) ha hecho también que desde fuera nos miren con una pequeña superioridad, o más bien nos miren poco, pero también que nosotros nos sintamos inferiores de manera casi inconsciente. Por suerte esto lleva muchos años cambiando gracias a muchos buenos productores y sellos como Domestica, Downbeat, Wah Wah, Deep Explorer, Urpa I Musell, Hivern, Guerssen, Munster, Rocafort, Pitch Down, Minnuendo, y un largo etc, que están haciendo (muchas veces con sus miradas a nuestro pasado) que se valore más lo que aquí se graba.

Sobre esta idea me gustaría conocer cuál es tu opinión sobre la escena en Barcelona y la relación con lugares comunes como Discos Paradiso.

Sobre la escena en Barcelona se ha dicho tanto que ya no creo que pueda añadir algo más. Aquí hay muchísima gente haciendo música, gente con sellos, tiendas de discos, distribuidoras, emisoras, programas de radio, y más o menos hay una buena relación entre todos. Afortunadamente los dos clubs más importantes de la ciudad (Razzmatazz, Nitsa) están contando bastante con artistas locales y además han abierto otros de menor tamaño con muy buen sonido y programación (LAUT, Bajofondo, Red58)

Respecto a los lugares comunes y puntos de encuentro está claro que Discos Paradiso ha sido muy importante estos últimos años; yo siempre digo que las mejores cosas que me han pasado en esto han sido directa o indirectamente gracias a estar cerca de la tienda, tanto a nivel geográfico como personal. Sin embargo creo que cada tienda de discos es en cierta medida un punto de encuentro y sitios como las Galerías Olimpia con tiendas como Rhythm Control, Vinilarium o What.If o la tienda de David Lost (Lostracks Records) en Grácia también hacen una labor importantísima para que la gente pueda conocer a otros con sus mismos gustos y entablar relaciones de amistad, comenzar proyectos, etc.

Y como punto de encuentro de géneros, selectores y audiencia no se puede obviar la importancia de “Canela en Surco” ¿Que aspectos dirías que definen el concepto del programa? ¿ Y cuál ha sido su evoulcion?

La verdad es que nunca me he parado a pensar en la evolución del programa creo que porque el nivel de precariedad se mantiene igual desde el primer día. Aunque ahora después de 5 años podemos decir que tenemos un buen mixer, 2 technics y cdj-s.. El programa lo empecé por el buen consejo de mi amigo David M, que hizo radio en emisoras inglesas durante 8 años y que siempre decía que un programa de radio es el mejor antídoto si no tienes bolos, porque te obliga a seguir buscando música todas las semanas y no dejar el tema apartado por cansancio o mucho trabajo… El concepto del programa es y siempre será el de una reunión de personas, o, a veces una velada más solitaria alrededor de los últimos discos/canciones que han ido apareciendo en los últimos diggeos, compras, etc,.. Intentamos que no suene música muy obvia, aunque de vez en cuando también nos gusta. En el último con Purito se puso un tema de Roberto Carlos increíble..

Como oyente tienes la sensación de estar ante un programa cuya elaboración es exigente, dado altísimo nivel musical que se desgrana desembocando prácticamente en el campo antropológico. ¿Cuál es tu método de trabajo para construir el contenido final?

No tengo ninguna formación académica en el campo de la Antropología pero sí es verdad que es algo que siempre me ha interesado, aunque no tengo mucho tiempo para dedicarle últimamente. Esto hace que el método de trabajo sea muy poco o nada ortodoxo, tratando de ir en todo momento apuntando en papeles que llevo en el bolsillo canciones que quiero poner en el próximo programa. Después voy buscando información sobre los sellos, discos, artistas en mis ratos libres los días previos al programa, para así hablar de la música sin que suene a que estoy repitiendo un texto ya escrito. Me equivoco a veces en algún nombre o fecha pero suena natural y eso es lo que siempre hemos buscado.

Me interesa conocer como ha variado tu forma de consumir música con los años. ¿Aun mantienes una parcela de escucha domestica e intima o todo lo que manejas lo llevas al campo del set instintivamente?

No, para nada. Estoy seguro de hecho que sin tener esa parcela de escucha alternativa a las sesiones, no duraría mucho mi ilusión por mezclar discos. Yo puedo escuchar más o menos 6 o 7 horas de música al día, y sí que es verdad que, aunque utilizo en parte mi trabajo para ir probando cosas que me pueden servir para el programa o mis sesiones, intento no dejar de escuchar música por mero placer y sin pensar en tener que utilizarla para algo en concreto.

Sin duda eres un de los djs mas eclécticos del panorama actual, con un abanico de estilos muy amplio. Llevar estas características a la pista del club requiere conocimiento y técnica. ¿Qué aspectos priorizas a la hora de plantear tus sets?

No me considero un dj muy técnico en realidad, más bien lo que intento es no mezclar muy largo y que suenen bastante los temas para intentar que haya una buena coherencia en el orden de las canciones y que esa progresión haga que la gente llegue a conectar más con la música y menos con el que la está poniendo. El planteamiento de cada set lo hago como cualquier otro dj imagino; en base a la hora, el público que espero, el club, quien toca antes o después, etc. Aunque sin pasarse tampoco, no creo que sea bueno intentar adaptarse demasiado a todos los factores externos.

Preparando la entrevista volví a  tu podcast para Gladis Palmera. Y regrese a la idea de la primera vez que lo escuche: lo interesante y valiente que es construir un discurso ideológico desde una selección musical. Trabajar esa conexión entre conciencia social y música.

Desde hace unos años a la mayoría de la gente no le gusta mezclar música con ideas políticas…De hecho estamos viendo como han metido a varios raperos de menos de 25 años en la cárcel por “algunas” letras de “algunas” canciones, y no está habiendo una respuesta masiva por parte de ninguno de nosotros. Y está claro que si les pasa a ellos ahora el próximo puede ser cualquiera, y por cualquier cosa. Aparte de que el poder ha hecho que ir de fiesta sea algo que tiene más que ver con el consumo que con la liberación personal, una de las causas de que lleguemos a esta parálisis de acción dentro de la música (la “electrónica” en especial) creo que ha sido el hecho de que la izquierda (a la cual critico pero pertenezco) no ha sabido apreciar históricamente algunos espacios (raves, clubs, etc,..) como lugares de expresión y liberación, así como también el hecho de que, durante muchos años la música para ser considerada combativa y didáctica necesitaba hablar explícitamente de problemas sociales en las letras. ¿Acaso hay más protesta y lucha en un tema de Reincidentes que en uno de Terrence Parker o Kenny Bobien…? Por el contrario en el podcast de Gladys Palmera, los primeros discos salen en sellos que montan los partidos revolucionarios que luchaban contra el colonialismo portugués y también aparecen artistas como José Carlos Schwarz que dedicaron su vida entera a ello. Por eso, siempre intentaré adquirir todo lo referente a aquella época para así poder enseñar algo más de aquellas personas y aquel momento que tanto me ha fascinado. Como tú bien dices es muy interesante pero sobre todo divertidísimo buscar música de una época o corriente determinada.

¿ Cuál es tu dinámica a la hora de buscar y comprar discos?. Un mundo, que en ocasiones define a la perfección elitismo y capitalismo ¿crees que existen líneas rojas?

Yo compro discos en las tiendas, en internet y en mercadillos/rastros/etc (aunque me gustaría ir más) y sí que es verdad que los precios están por las nubes en muchos géneros, pero también creo que cada uno decide lo que paga por un disco; me refiero al hecho de que algo bueno de comprar discos es que si tienes mucho dinero puedes gastarte mil euros en un disco, pero si no lo tienes también puedes comprarte tres 45″ por 1 euro y, aunque los discos caros suelen ser buenos casi todos, no por gastarte más pasta tienes mejor música; amigos del programa como Ignasi Molina, Purito Y Su Combo o Pol Etxebe son buena prueba de ello. No gastan nunca mucho pero siempre se encuentran de todo y además nos descubren cosas que no conocíamos…

Para terminar, Una mirada al pasado. ¿Dónde encuentras tus primeras influencias? ¿Qué momentos, personas, espacios…te sirvieron para elaborar la personalidad artística de Abu Sou?

Pues los primeros recuerdos que tengo son de mi madre poniendo discos de Atahualpa Yupanqui, Violeta Parra y un montón de música italiana, mi primo poniendo The End en el Ford Fiesta azul de mi tía, el anuncio de Movierecord, un concierto que dieron los Diplomáticos de Monte Alto en la parte de atrás de mi instituto que fue una locura, miles de conciertos y fiestas también con la gente de mi barrio, la primera vez que escuché a Fela Kuti, el Back To Mine de Danny Tenaglia, ver a Altern8 en el Sónar, y sobre todas esas cosas Diego Casares, Dj Tejón y David M que fueron los que en realidad me enseñaron lo que es poner discos.