Por más listas (malignas inclusive) de los mejores discos del 2014 que he leído,  en  ningún lado aparecía “Mndsgn: Yawn Zen (Stones Throw)”.

Una parte de mi se alegra, pero en cambio otra me genera la desdicha de no entender como tal trabajo conceptual de elevación del espíritu a base de susurro musical, no alcanza a formar parte del listado de los más guapos del año en los enterados y siempre acechantes  medios de difusión periodísticos-musicales.

Yamn Zen (Bostezo Zen) de  Ringgo Anchetta, verdadero nombre de quien se esconde en las letras Mndsgn,  es un relato espacial. Apagar el interruptor mental para viajar a otro lugar o simplemente darse cuenta de uno mismo y su cuerpo.

Para ello construye un camino de 12 tracks a base de Hip Hop des-construido con cuerpo de Jazz y respeto al folclore oriental.  Algo muy presente en toda la producción de este hijo de filipinos exiliados a Estados Unidos por motivos políticos.

Mndsgn creció en los entornos rurales de New Jersey lejos de la escena underground de las urbes, que poco a poco iría conociendo en sus escapadas a ciudades como Filadefia.

Estamos ante un trabajo redondo que puede entenderse como una pieza en sí mismo. Donde se describen puzles sonoros que conectan a oyente y naturaleza en temas como Yagn o Exchanging,  positivismo y tranquilidad (estar donde uno quiere) en Homewards, “Arklight” , Txt (joya de la corona) y fuerza y movimiento en “Sheets” o “Afternoon Shuffle“.

Sin duda una álbum apetecible, de consumo sutil. Sin prisa. Una forma de transporte hacia algún sitio que solo elige el oyente.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2”][vc_column_text]En su Band Camp se puede disfrutar de Yawn Zen y otros trabajos.

Puedes hacerte con una copia en vinilo en la tienda de Stones Throw o pasarte por su Soundcloud